GRACIAS a todos los farmacéuticos activos

GRACIAS a todos los farmacéuticos ACTIVOS

… por dedicarle tiempo a compartir en RRSS información de interés para otros farmacéuticos…

… por mantener diariamente un debate sobre el entorno farmacéutico, del cual muchos nos aprovechamos de del gran valor que nos aporta…

… por participar en actividades colaborativas como #VentasCruzadasFcia (aunque siempre seamos los mismos frikis)…

… a los titulares que implantan nuevos servicios de atención farmacéutica porqué reconocen el valor que aporta a la farmacia…

… a los adjuntos que participan en grupos de trabajo relacionado con la farmacia, e incluso le dedican tiempo fuera de su horario laboral…

… a los que debido a la situación actual, se encuentran en paro pero continúan formándose y trabajando para ser buenos profesionales de la salud…

… a las sociedades científicas y otras asociaciones que buscan dar mayor valor al farmacéutico comunitario…

… los farmacéuticos que siempre están participando en proyectos, los concursos, retos, que dan su opinión, que se “mojan” para la farmacia…

… a los que a pesar de lo que opine la OMC, trabajan cada día para una oficina de farmacia mejor…

… a los que les preocupa la salud de sus pacientes y su bienestar ofreciendo la mejor cara de la farmacia comunitaria…

… a los que están convencidos del valor que aporta la atención farmacéutica a la sociedad…

… a todos los farmacéuticos inquietos que se apuntan a mil cursos, congresos, charlas y hacen malabarismos para compaginarlo con su vida laboral y familiar…

… a los que a pesar de los impagos hacen lo que pueden…

… a los que, pase lo que pase, hacen buena cara detrás del mostrador para que sus pacientes siempre se sienten bien…

… a los que preparan las formulas magistrales con todo el amor del mundo…

… a los incansables, que nunca se cansan de aprender…

… a los todos los que hacen cosas sorprendentes, actividades, sorteos para potenciar la farmacia, escaparates con toque personal…

… a los que tienen la santa paciencia de explicar las cosas 5 veces si hace falta, y a los que tienen la paciencia de recordar por enésima vez que el antibiótico se dispensa con receta médica…

 

 

GRACIAS farmacéuticos, por abrir la persiana cada mañana

 

PD: Seguid luchando, pase lo que pase. Valdrá la pena, seguro 😉

 

Bibliografía

http://blogs.sefac.org/rincon-linimento/informe-omc-1

http://blogs.sefac.org/rincon-linimento/informe-omc-2

http://blogs.sefac.org/rincon-linimento/informe-omc-3

 

La formación en la farmacia: ¿le damos la importancia necesaria?

¡Bienvenido Septiembre! Vuelta de las vacaciones y empezamos de nuevo la rutina.

En fin de las vacaciones  son como un examen parcial a medio año: ¿qué he hecho estos primeros meses? ¿He aprovechado suficientemente el tiempo? ¿En qué punto de mis objetivos me encuentro? ¿Hay algo que pueda hacer mejor?

abierto por vacaciones

Cuando llega Septiembre me vuelvo una obsesionada con los cursos de formación y me apunto a casi todo, tenga que ver o no con mi día a día: cursos, charlas, seminarios… lo que sea que me vea capaz. Me imagino que debe ser como aquel que empieza una colección por fascículos (que por cierto, personalmente la verdad es que no conozco a nadie).

Una de las cosas que he hecho estos últimos meses es tener el honor de poder colaborar en las IV Jornadas de Farmacia Activa que organiza Laboratorio STADA. Son unas Jornadas enfocadas a la gestión de la oficina farmacia y entre sus ponentes siempre asisten cuatro de los principales expertos en el sector. De entre los ponentes que venían este año, hubo uno que me hizo especial ilusión, Diego Marro de Farmacia Marro (Huesca). Des de hace muchos años su farmacia había sido una de mis farmacias de referencia por los servicios que ofrecen, por su extenso conocimiento sobre formulación magistral, la Aula Marro…

Diego vino a darnos una charla sobre como gestionaban la formación de su equipo y en su farmacia, como todos sus colaboradores asistían a congresos, cursos, charlas, como organizaban las reuniones internas, etc. Todo muy interesante, aunque me llamó la atención que una compañera farmacéutica opinara que tal vez este tema estaba demasiado repetido.

Pues aunque parezca sorprendente, yo conozco varias farmacias que no invierten (o invierten lo justo y necesario) en formación para sus colaboradores a pesar que la formación continuada debería algo habitual para el farmacéutico, para el auxiliar o para el técnico. Dispensar (o vender) un producto sin haber estado formado previamente puede ser una tarea difícil o puede conducir a errores. Mientras que en otras áreas de la farmacia este tema se le da mucha importancia, parece que en la oficina de farmacia es mucho más intermitente.

Confieso que a veces es difícil enviar a alguien a un curso porqué existen problemas de movilidad, por falta de recursos humanos… es verdad que no es tan fácil como parece. Diego, por ejemplo, nos recordaba la multitud de cursos on-line y muchos gratuitos que ofrecen entidades y laboratorios para ponernos al día sobre cualquier aspecto de la botica. Importante tener en cuenta en las farmacias que están lejos de las grandes ciudades o con comunicación complicada.

También sabemos que hay cursos necesarios para tener según qué acreditación, que no tienen mucho sentido y que parecen que más bien un abuso en vez de realmente querer dar un valor añadido o habilidad. Esto es otro tema que tal vez comentaremos aquí un día.

Pero… ¿y eso es todo? Creo que aún podemos ser más originales y creativos. ¿Existen otras maneras de aprender? Sé que muchos estáis pensando en las redes sociales y las diferentes herramientas 2.0. Hoy yo os propongo una nueva manera de mantenerse actualizado en farmacología sin invertir dinero ni moverse de la farmacia.

En la oficina de farmacia de un barrio en las afueras de Barcelona, teníamos las cajoneras de medicamentos distribuidas de una manera especial: los medicamentos no se distribuían por orden alfabético, sino según su indicación y mecanismo de acción. Es decir: teníamos una cajonera con todos los iECAs, otra para los ARA II, los diuréticos del Asa, también para los inhibidores de la recaptación de la serotonina, ansiolíticos… Eso nos obligaba a tener toda la farmacología en la cabeza. Ante cualquier duda, en general se seguía la clasificación ATC ¿Desventajas? Sí, admito que sería difícil instalar cualquier sistema robotizado, que todos los colaboradores deben comprometerse a estar motivados y formados y que las dispensaciones en algunos casos podían llegar a ser más lentas. Pero también es verdad que este sistema, entre otras cosas, hacía las dispensaciones más divertidas y entretenidas: por ejemplo, el sistema de alertas de interacciones casi ni hacía falta, ¡ya nos lo sabíamos de memoria! Conociendo el mecanismo de acción, es fácil poder estar atento a cualquier efecto adverso y dar consejo farmacéutico sin olvidarse. Ya veis que tiene más ventajas de lo que parece.

Cajoneras2

En resumen, lo que os quería decir es que creo que no hay excusa para no seguir aprendiendo en la farmacia . Se tendrán a mano más o menos herramientas, pero la actitud de mantenerse al día no puede perderse. Y no nos olvidemos de siempre procurar profundizar y contrastar: es fundamental que el consejo farmacéutico esté en cada dispensación.

¿Se os ocurren nuevas maneras de aprender?

Os añado un tweet de @elsevier_Es:

No os desaniméis 😉 poco a poco y una cosa detrás de la otra. ¡Venga, empezamos hoy mismo!