Lean Six Sigma aplicado a la gestión farmacéutica

El Lean Six Sigma es un concepto para la mejora de procesos para que las empresas sean más eficientes. Yo aprendí qué era en un workshop explicado por Sílvia Narbona de Laboratorios Esteve. Nos explicó, por ejemplo, cómo habían conseguido mejorar el proceso de una emblistadora.

De manera muy resumida el Lean Six  Sigma ayuda a disminuir la variabilidad para mejorar el lead time. Es una recolección de técnicas para reducir el tiempo necesario y para proporcionar productos o servicios  a partir de una recolección de datos y estadísticas. Así mejoramos la calidad de productos y servicios, y contribuimos substancialmente a una mayor satisfacción del cliente. Como resumen, el Lean Six Sigma es una estrategia probada de gestión que ayuda a operar de forma más eficaz. Todo esto se consigue implicando literalmente todo el equipo.

El proceso se caracteriza por 5 etapas:

Definir el problema o el defecto → Medir y recopilar datos → Analizar datos → Mejorar → Controlar

lean-six

La organización del equipo (recuerdo que todos deben estar implicados en el proyecto) es más o menos peculiar, pues todo son ideas importadas de Japón y su cultura. La base de ésta es que los integrantes más expertos deben enseñar a los que lo son menos y están menos implicados en responsabilidad:

  • Champions: Son los directores de área quienes proveen la dirección estratégica y recursos para apoyar a los proyectos por realizar.
  • Master black belts: Coordinan, capacitan y dirigen a los Black belts como expertos Six Sigma.
  • Black belts: Dedican a tiempo completo a la metodología Six Sigma. Son los que asesoran, lideran proyectos y apoyan en mantener una cultura de mejora de procesos. Se encargan de capacitar a los Green belts.
  • Green belts: Dedican en forma parcial a actividades de Six Sigma. Se enfocan en actividades cotidianas diferentes de Six Sigma pero participan o lideran proyectos para atacar problemas de sus áreas.
  • Yellow belt: recopila información, participa en los ejercicios de solución de problemas y brinda su propia experiencia para el desarrollo del proyecto.

La diferencia entre un Green belt y un Black belt es que el último tiene mayores conocimientos de estadística.

Aunque parezca que este concepto solo se puede aplicar en grandes empresas y grandes procesos, parece que empiezan a abrirse cursos para implantarlo en procesos como la atención farmacéutica y los procesos farmaterapéuticos. Y a pesar que a mi me pareció una idea muy innovadora, ¡en algunos hospitales de EEUU está implantado des de 2011!

En momentos como los de hora en que nos piden una reducción drástica de los gastos, tener implantados procesos más eficaces viene muy bien. Tal vez un sistema parecidobo simplificado también podría aplicarse en la oficina de farmacia para mejorar su gestión.

El vídeo siguiente resumen todos estos conceptos de forma bastante simple con muñecos lego.

REFERENCIAS:

“La guía Lean Six Sigma para hacer más con menos”  – Mark O. George

Programa de la UPC de mejora Lean Six Sigma. Nivel Black Belt

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: